Diego Morcillo

Aparecí en Madrid, sin saber cómo. Crecí sin ser consciente de ello y descubrí un mundocarente de sentido; pantallas y páginas. Así que escribí, manchurrones y trazos. Cuando lo haces, todo parece volverse un poquito más cuerdo. O quizás sea justo al revés. Quién sabe: si donde dije digo, me digo a mí.

 

 

 

 

Mostrando el único resultado